ARANCEL DE ADUANAS DEL PERU

D.S. Nº 119-97-EF

Consideraciones Generales

Estructura Arancel de Aduanas

Reglas Generales

Regla General Complementaria

Reglas de Aplicación

Reglas de Valorización

Abreviaturas

 

 

 

Sección 1: Animales Vivos y Productos del Reino Animal

Sección 2: Productos del Reino Vegetal

Sección 3: Grasas, Aceites Animales o Vegetales:, productos de su desdoblamiento. Grasas alimenticias elaboradas, cera de origen animal o vegetal

Sección 4: Productos de las Industrias alimentarias; bebidas, liquidos alcoholicos y vinagre, tabaco y sucedaneos del tabaco elaborados

Sección 5: Productos Minerales

Sección 6: Productos de las industrias químicas o de las industrias conexas

Sección 7: Materias plásticas y manufactureras de estas materias : caucho y manufacturas de caucho

Sección 8: Pieles, cueros, peletería y manufacturas de estas materias; artículos de guarnicionería o de talabartería; artículos de viaje, bolsos de mano y continentes similares; manufacturas de tripa

Sección 9: Madera, carbón vegetal y manufacturas de madera, corcho y manufacturas de corcho, manufacturas de espartería o de cestería

Sección 10: Pasta de madera o de otras materias fibrosas, celulósicas, desperdicios y deshechos de papel o cartón, Papel, cartón y sus aplicaciones.

Sección 11: Materias Textiles y sus manufacturas

Sección 12: Calzado, sombrería, paraguas, quitasoles, bastones, látigos, fustas y sus partes, plumas preparadas y artículos de plumas, flores artificiales, manufactras de cabello

Sección 13: Manufacturas de piedra, yeso, cemento, amianto, mica o materias análogas, productos cerámicos, vídrio y manufacturas de vídrio

Sección 14: Perlas finas o cultivadas, piedras preciosas y semipreciosas o similares. Metales preciosos, chapados de metales preciosos y manufacturas de estas materias, bisutería, monedas

Sección 15: Metales comunes y manufacturas de estos metales

Sección 16: Máquinas y aparatos, material eléctrico y sus partes, aparatos para la grabación o la reproducción de sonido en televisión y las partes y accesorios de estos aparatos

Sección 17: Material de Transporte

Sección 18: Instrumentos y aparatos de óptica, fotografía o cinematografía de medida, control o de presición, instrumentos y aparatos médico-quirúrgicos y accesorios de estos instrumentos o aparatos.

Sección 19: Armas y municiones, sus partes y accesorios

Sección 20: Mercancías y productos diversos

Sección 21: Objetos de Arte, de colección o antiguedad

 

CONSIDERACIONES GENERALES

1. La NANDINA constituye la Nomenclatura Común de los Países Miembros del Acuerdo de Cartagena y está  basada en el Sistema Armonizado de Designación y Codificación de Mercancías. Comprende las partidas, subpartidas, códigos numéricos correspondientes, Notas de Sección, de Capítulo y de Subpartidas, Notas Complementarias, así como las Reglas Generales para su interpretación.

2. El Código numérico de la NANDINA está compuesto de ocho (8) dígitos:

Los dos (2) primeros identifican el Capítulo; el tercero (3) y el cuarto (4) la Partida; el quinto (5) y el sexto (6) las subpartidas del Sistema Armonizado; y el séptimo (7) y octavo (8) las Subpartidas subregionales.

Las mercancías se identificarán en la NANDINA haciendo referencia a los ocho (8) dígitos del código numérico que corresponda. Si una subpartida del Sistema Armonizado no se ha subdividido por necesidades comunitarias, los dígitos séptimo (7) y octavo (8) serán ceros (00).

3. La clasificación de las mercancías en una subpartida, se ajustará en un todo al ordenamiento previsto en la NANDINA.

4. Los Países Miembros podrán crear subpartidas nacionales para la clasificación de mercancías a un nivel más detallado que el de la NANDINA, siempre que tales subpartidas se incorporen y codifiquen a un nivel superior al del código numérico de ocho (8) dígitos de la NANDINA.

5. Los Países Miembros no podrán introducir en sus aranceles nacionales disposiciones que modifiquen el alcance de las Notas legales de Sección, Capítulo o Subpartida, de las Notas Subregionales Complementarias, de los textos de partida o subpartida, ni de las Reglas Generales de interpretación.

 

ESTRUCTURA DEL ARANCEL DE ADUANAS DEL PERU

 

El Arancel de Aduanas ha sido elaborado en base a la Nomenclatura Común de los Países Miembros del Acuerdo de Cartagena (NANDINA), con la inclusión de subpartidas adicionales de conformidad a la facultad otorgada por el art. 4º de la Decisión 249 de la Comisión del Acuerdo de Cartagena.

La NANDINA esta basada en la Nomenclatura del Sistema Armonizado de Designación y Codificación de Mercancías (S.A.) en su Versión Unica en Español, que tiene incorporada la Segunda Enmienda al Sistema Armonizado recomendado por la Organización Mundial de Aduanas (O.M.A.). Esta Versión Unica fue aprobada por el Acuerdo de Lima, por los Directores Nacionales de Aduanas de América Latina, España y Portugal.

Los desdoblamientos se han realizado agregando dos cifras al código de la NANDINA, por lo que ningún producto se podrá identificar en el Arancel de Aduanas sin que sean mencionadas las diez cifras; denominándose SUBPARTIDA NACIONAL.

 

La SUBPARTIDA NACIONAL presenta la siguiente estructura:

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

 

1

2

 

 

 

 

 

 

 

 

Número de Capítulo

1

2

3

4

 

 

 

 

 

 

Numero de Partida S.A.

1

2

3

4

5

6

 

 

 

 

Número de Subpartida S.A.

1

2

3

4

5

6

7

8

 

 

Número de Subpartida

Subregional - Nandina-

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

Número Subpartida Nacional

 

En aquellos casos que no ha sido necesario desdoblar la Subpartida Subregional -NANDINA-, se han agregado dos ceros para completar e identificar la Subpartida Nacional del Arancel de Aduanas.

Cuando a una subpartida nacional le precede guiones responderá al nivel de desdoblamiento correspondiente a la Subpartida del S.A. y de la Subpartida Subregional -NANDINA-.

Las Notas Explicativas y el Indice de Criterios de Clasificación aprobadas por la Organización Mundial de Aduanas (OMA) se utilizarán como elementos auxiliares relativo a la interpretación y aplicación uniforme de los textos de partida y subpartida, Notas de Sección, Capítulo y subpartidas del Sistema Armonizado.

El Arancel de Aduanas del Perú se presenta tabulado en tres columnas que corresponden a:

1. Código de Subpartida nacional

2. Descripción de la mercancía.

3. Derecho de Aduana - Ad/Valorem.

Los derechos de aduana han sido expresados en porcentajes que se aplicarán sobre el valor imponible de las mercancías, teniendo en cuenta lo dispuesto en las reglas contenidas en el presente anexo.

En cuanto a la aplicación de los derechos correspondientes a compromisos internacionales, suscritos por el Perú deberá consultarse las disposiciones legales y administrativas dictadas para cada una de ellos.

  

REGLAS GENERALES PARA LA INTERPRETACION DE LA

NOMENCLATURA DEL ARANCEL DE ADUANAS

 

La clasificación de mercancías en la Nomenclatura se regirá por los principios siguientes:

1. Los títulos de las Secciones, de los Capítulos o de los Subcapítulos solo tienen un valor indicativo, ya que la clasificación está determinada legalmente por los textos de las partidas y de las Notas de Sección o de Capítulo y, si no son contrarias a los textos de dichas partidas y Notas, de acuerdo con las Reglas siguientes:

2. a) Cualquier referencia a un artículo en una partida determinada alcanza al artículo incompleto o sin terminar, siempre que éste presente las características esenciales del artículo completo o terminado. Alcanza también al artículo completo o terminado, o considerado como tal en virtud de las disposiciones precedentes, cuando se presente desmontado o sin montar todavía.

 

b) Cualquier referencia a una materia en una partida determinada alcanza dicha materia incluso mezclada o asociada a otras materias. Asímismo, cualquier referencia a las manufacturas de una materia determinada alcanza también a las constituídas total o parcialmente por dicha materia. La clasificación de estos productos mezclados o de éstos artículos compuestos se efectuará de acuerdo con los principios enunciados en la Regla 3.

3. Cuando una mercancía pudiera clasificarse, en principio, en dos o más partidas por aplicación de la Regla 2 b) o en cualquier otro caso, la clasificación se efectuará como sigue:

a) La partida con descripción más específica tendrá prioridad sobre las partidas de alcance más genérico. Sin embargo, cuando dos o más partidas se refieran, cada una, solamente a una parte de las materias que constituyen un producto mezclado o un artículo compuesto o solamente a una parte de los artículos en el caso de mercancías presentadas en juegos o surtidos acondicionados para la venta al por menor, tales partidas deben considerarse igualmente específicas para dicho producto o artículo, incluso si una de ellas lo describe de manera más precisa o completa;

b) Los productos mezclados, las manufacturas compuestas de materias diferentes o constituídas por la unión de artículos diferentes y las mercancías presentadas en juegos o surtidos acondicionados para la venta al por menor, cuya clasificación no pueda efectuarse aplicando la Regla 3 a), se clasificarán según la materia o con el artículo que les confiera el carácter esencial, si fuera posible determinarlo;

c) Cuando las Reglas 3 a) y 3 b) no permitan efectuar la clasificación, la mercancía se clasificará en la última partida por orden de numeración entre las susceptibles de tenerse razonablemente en cuenta.

 

4. Las mercancías que no puedan clasificarse aplicando las Reglas anteriores se clasificarán en la partida que comprenda aquellas con las que tengan mayor analogía.

 

5. Además de las disposiciones precedentes, a las mercancías consideradas a continuación se les aplicarán las Reglas siguientes:

a) Los estuches para cámaras fotográficas, instrumentos musicales, armas, instrumentos de dibujo, collares y continentes similares, especialmente apropiados para contener un artículo determinado o un juego o surtido, susceptibles de uso prolongado y presentados con los artículos a los que están destinados, se clasificarán con dichos artículos cuando sean del tipo de los normalmente vendidos con ellos. Sin embargo, esta Regla no afecta a la clasificación de los continentes que confieran al conjunto su carácter esencial;

b) Salvo lo dispuesto en la Regla 5 a) anterior, los envases que contengan mercancías se clasificarán con ellas cuando sean del tipo de los normalmente utilizados para esa clase de mercancías. Sin embargo, esta disposición no es obligatoria cuando los envases sean susceptibles de ser utilizados razonablemente de manera repetida.

  

6. La clasificación de mercancías en las subpartidas de una misma partida está determinada legalmente por los textos de estas subpartidas y de las Notas de subpartida así como, "mutatis mutandis", por las Reglas anteriores, bien entendido que sólo pueden compararse subpartidas del mismo nivel. A efectos de esta regla, también se aplican las Notas de Sección y de Capítulo, salvo disposiciones en contrario.

  

REGLA GENERAL COMPLEMENTARIA NACIONAL

1. La clasificación de mercancías en las Subpartidas nacionales de una misma Partida, estará determinada legalmente por los textos de las Subpartidas nacionales y de las Notas Complementarias Nacionales, así como "mutatis mutandis", por las reglas anteriores, bien entendido que solo pueden compararse Subpartidas nacionales del mismo nivel.

 

REGLAS PARA LA APLICACION DEL ARANCEL DE ADUANAS

 

PRIMERA.- Todas las mercancías que sean importadas al Perú estarán sujetas al pago de los derechos señalados en el correspondiente item del Arancel de Aduanas; salvo aquellas comprendidas en regímenes especiales de importación establecidos por ley o en virtud de Tratados, Convenios o Acuerdos Internacionales; debiéndose cumplir las prescripciones legales y administrativas aplicables al régimen de importación.

SEGUNDA.- Los derechos fijados por el Arancel de Aduanas son de carácter ad-valorem, aplicables sobre el valor CIF de las mercancías, siempre que se cumpla con las condiciones señaladas para la determinación del precio normal, con aplicación de los criterios contenidos en las Reglas sobre Valoración de Mercancías.

TERCERA.- En los casos que se acredite que la importación de las mercancías se efectúa con prácticas anormales o desleales de comercio internacional, que causan o amenazan causar un perjuicio grave a la economía nacional, al fisco o los productores nacionales, será de aplicación la normatividad específica que para cada caso corresponda.

CUARTA.- El pago de los derechos liquidados sobre el valor de las mercancías se efectuará conforme a lo dispuesto en la Ley General de Aduanas y sus normas complementarias y reglamentarias.

QUINTA.- Para efectos de la aplicación del Arancel de Aduanas se entenderá por "envase" los continentes exteriores e interiores, acondicionamientos, soportes, con exclusión de los vehículos y los envases asimilados a los mismos (contenedores, tanques, "cadres", "lift-vans" y análogos) y, del material accesorio que proteja a las mercancías o que sirva para separar unos bultos de otros en los propios vehículos. Este término no incluye a los continentes contemplados por la regla de interpretación 5 a).

SEXTA.- Las mercancías usadas seguirán el régimen arancelario que señala el Arancel y serán valoradas por los precios comerciales declarados, siempre que correspondan al estado de tales mercancías nuevos, conforme lo determine la Regla 34º sobre Valoración de Mercancías.

SETIMA.- Se entenderá por muestras sin valor comercial, los productos o manufacturas que se importen, que únicamente tengan por finalidad demostrar las características de las respectivas mercancías y que carezcan de valor comercial por sí mismos.

Tratándose de mercancías que normalmente se comercian en medidas de longitud, las muestras no deben tener un tamaño mayor de 30 centímetros.

No se consideran como muestras sin valor, los productos químicos puros, las drogas, los artículos de tocador, los licores (aunque vengan en envases en miniatura), las manufacturas y objetos, aunque tengan inscripciones de propaganda; que seguirán el régimen arancelario que les corresponda.

Las muestras sin valor comercial, según la definición de la presente Regla (salvo las excepciones y limitaciones señaladas), estarán libres de derechos de aduanas.

OCTAVA.- Tratándose de medicamentos empleados en medicina o veterinaria, previa autorización del Sector Salud, que vengan en envases destinados a la distribución gratuita como "Muestras Médicas", siempre que se acredite tal condición mediante inscripción indeleble en los envases, se les aplicará los derechos de aduanas correspondientes sobre un valor estimado del 50% del Valor Normal que se determine para los medicamentos idénticos destinados a la venta.

 

REGLAS SOBRE VALORACION DE LAS MERCANCIAS

 

1. El objeto de la determinación del "precio normal" de las mercancías que se importan al país, es permitir el cálculo de los derechos sobre la base del precio al que cualquier comprador podría procurarse las mercancías en condiciones de libre competencia. Este concepto tiene un alcance general, y es aplicable a las mercancías importadas hayan sido o no objeto de un contrato de compra-venta y cualesquiera que fueran las condiciones de este contrato.

Su aplicación implica un estudio sobre los precios corrientes en el momento de la valoración y, en la práctica, cuando las mercancías importadas son objeto de una venta de "buena fe", el precio a pagar en virtud de esta venta podrá ser aceptado para determinar el "precio normal" utilizable como base de valoración de las mercancías.

2. Sin perjuicio de lo antes expuesto, corresponde a las autoridades aduaneras adoptar medidas para evitar la evasión de los derechos por medio de precios o contratos ficticios o falsos; así como efectuar reajustes a los precios declarados, en vista de los elementos que, en la venta considerada, difieran de los que contiene la definición del "precio normal".

3. El valor en aduana de las mercancías importadas para el consumo, es el "precio normal"; es decir, el precio que se estima pudiera determinarse para estas mercancías en el momento de la numeración de la Declaración Unica de Importación, como consecuencia de una venta efectuada en condiciones de libre competencia entre un comprador y un vendedor, independientes uno del otro.

4. "El precio normal" a que se refiere el numeral anterior, se determinará teniendo en cuenta que:

a) Las mercancías son entregadas al comprador en el lugar de introducción en el país importador; en consecuencia, los gastos efectuados por el vendedor hasta situar las mercancías en dicho lugar, se incluyen en el precio normal;

b) El comprador asume los derechos y gravámenes exigibles en el país importador, por lo que éstos deben excluirse del "precio normal".

5. Son elementos determinantes del valor en aduana: el precio, el tiempo, el lugar, la cantidad y el nivel comercial.

6. El precio a pagar expresado en la documentación correspondiente, salvo que las autoridades aduaneras lo consideren inexacto, se tomará como factor fundamental para determinar el valor en aduana, siempre que se cumplan las condiciones siguientes:

a) Que el precio convenido corresponda al de libre competencia entre un comprador y un vendedor independientes uno del otro, o que en caso contrario, puedan realizarse los ajustes o rectificaciones necesarios para adecuarlo a tal exigencia;

b) Que si los gastos a que se refiere el Numeral 12º no estuvieran incluídos en el precio de factura, se adicionen al mismo;

c) Que, cuando ocurran transacción(es) de mercancías antes de su nacionalización (ventas sucesivas), el precio a pagar expresado en el comprobante de pago (correspondiente a la última transacción), se tomará como base para la determinación del valor en aduana. El monto adicional generado por esta(s) transacción(es), se incluirá en el valor FOB.

7. El tiempo o "momento" a considerar para la valoración será la fecha de numeración de la Declaración Unica de Importación.

Sin embargo, se admitirán los precios de los contratos de venta, pese a la natural diferencia de la fecha de los mismos con la del "momento" de la valoración, cuando dicha diferencia no exceda del plazo usual del transporte desde el país de origen hasta el lugar de introducción, adicionado con el que transcurra hasta el momento de la valoración y siempre que no existan fluctuaciones de cotización considerables.

Los plazos de tolerancia son:

- 30 días para las importaciones por vía marítima, fluvial o terrestre, procedentes de los países limítrofes.

- 60 días para las importaciones por vía marítima, fluvial o terrestre, procedentes de los demás países de América del Sur y de los países de Centro y, Norteamérica.

- 120 días para las importaciones por vía marítima, fluvial o terrestre, procedentes de Europa, Asia, Africa y Oceanía.

8. Se considerará como lugar o punto de introducción, la aduana de nacionalización de las mercancías.

La determinación de la base imponible, debe comprender todos los gastos hasta dicho lugar.

9. Cuando el precio normal dependa de la cantidad a que alcance la venta, dicho precio se determinará estimando que tal venta se limita a la cantidad de mercancías presentadas para valorar. No obstante, se podrá admitir rebajas de precios por cantidad aún cuando la totalidad de la mercancía a que se refiere la reducción no se presente a despacho en una sola expedición, sino en envíos parciales, siempre que se demuestre plenamente ante la Administración Aduanera mediante documento contractual que la cantidad total objeto de la venta venga destinada al país, consignada a un mismo importador, y que el plazo en el que se despachen las distintas expediciones no sea superior a un año, a partir de la fecha del citado documento contractual.

Esta tolerancia se aplicará también, aunque las expediciones parciales se despachen, para un mismo importador, por distintas aduanas de la República.

10. Para la determinación del precio normal, se admitirán los descuentos por "nivel comercial", siempre que éstos estén justificados documentariamente, que tengan carácter de generalidad y que el comprador a quien se conceden, esté situado realmente en el nivel comercial de cuyo descuento se beneficie.

11. Se considera como venta efectuada en condiciones de libre competencia, entre un comprador y un vendedor independientes, la que reúna especialmente, las siguientes condiciones:

a) Que el pago del precio de las mercancías constituye la única prestación efectiva del comprador;

b) Que el precio convenido no está influido por relaciones comerciales, financieras o de otra clase, que pudieran existir, aparte de las creadas por la propia venta, entre el vendedor o una persona natural o jurídica asociada en negocios con el vendedor y el comprador o una persona natural o jurídica asociada en negocios con el comprador;

c) Que ninguna parte del producto que proceda de las reventas o de otros actos de disposición o incluso, de la utilización de que sean objeto posteriormente las mercancías, revierta directa o indirectamente al vendedor o a cualquier otra persona natural o jurídica asociada en negocios con el vendedor.

12. Los gastos a que se refieren los incisos a) del Numeral 4º y, b) del Numeral 6º comprenden especialmente:

a) los gastos de transporte;

b) los gastos de seguro;

c) las comisiones;

d) los corretajes;

e) los gastos para la obtención fuera del país de importación de los documentos relacionados con la introducción de las mercancías en el país de importación incluídos los derechos consulares;

f) los derechos y gravámenes exigibles fuera del país de importación con exclusión de aquellos de los que las mercancías hubieran sido desgravadas o cuyo importe debe ser reembolsado;

g) el costo de los embalajes, excepto si éstos siguen su régimen aduanero propio; los gastos de embalaje (mano de obra), materiales u otros gastos;

h) los gastos de carga.

13. A efectos de lo establecido en el Numeral 11º, se considerará que el comprador realiza prestaciones efectivas, además del pago del precio, cuando efectúe servicios y asuma gastos en el territorio nacional, que en condiciones de libre competencia, serían sufragadas por el vendedor extranjero. Entre estos servicios y gastos pueden citarse los siguientes:

a) Estudio y prospección del mercado nacional;

b) Publicidad de la marca con que se venden las mercancías;

c) Mantenimiento de salas de exhibición;

d) Participación en ferias y exposiciones;

e) Servicios gratuitos para asegurar la garantía del fabricante.

14. Conforme a lo establecido en el inciso c) del Numeral 11º, no se considerará como venta efectuada en condiciones de libre competencia, aquella en la cual el vendedor de la mercancía, o cualquier otra persona natural o jurídica asociada en negocios con él, directa o indirectamente, obtenga beneficio derivado de las operaciones posteriores a la importación.

15. Cuando las mercancías a valorar han sido fabricadas con arreglo a una patente de invención o conforme a un dibujo o a un modelo protegidos, para la determinación del precio normal se tomará en cuenta el valor del derecho de utilizar la patente, el dibujo o modelo.

Por consiguiente, cuando como consecuencia de la utilización de esas mercancías, reviertan al vendedor o a cualquier otra persona, natural o jurídica, asociada en negocios con él, cantidades a pagar como cuantía del derecho de utilización de las patentes, dibujos o modelos, se incluirá en el valor en aduana la cuantía de los mencionados derechos.

16. Cuando las mercancías a valorar se importen con una marca extranjera de fábrica o de comercio, el precio normal se determinará considerando que este precio comprende, el valor del derecho de utilizar la marca de fábrica o de comercio.

17. Lo dispuesto en los Numerales 15º y 16º deben aplicarse también a las mercancías importadas para ser objeto, después de sufrir un trabajo complementario, bien de una venta o de cualquier otro acto de disposición con una marca extranjera de fábrica o de comercio, bien de una utilización con tal marca.

18. Una marca de fábrica o de comercio se considerará como extranjera, si es la marca:

a) De una persona que, fuera del país de importación, haya cultivado, producido, fabricado, etc., o puesto en venta las mercancías a valorar;

b) De una persona asociada en negocios con cualquiera de las designadas en el inciso a) precedente;

c) De una persona cuyos derechos sobre la marca estén limitados por un acuerdo con cualquiera de las designadas en los incisos a) y b) precedentes.

19. El procedimiento acordado entre las partes, para fijar la cuantía del canon o "royalty" y la base sobre la cual se liquide, es independiente a los efectos de valorar las mercancías que se importen para incorporarlas a un proceso industrial, puesto que, al representar las sumas a pagar por ese concepto el valor del derecho de utilización de los procedimientos patentados, modelos, dibujos y marcas, deben incluirse en el valor aduanero.

20. La determinación del precio normal se efectuará a partir del precio a pagar, cuando corresponda a una venta efectuada en condiciones de libre competencia, que prevé la entrega de la mercancía en la Aduana de nacionalización y que tal precio no sea inferior al usual de competencia. Este precio a pagar será la expresión del valor en aduana y, como tal, constituirá la base imponible, aún cuando se hayan aplicado descuentos considerados como admisibles.

21. Cuando el precio a pagar no corresponda a una venta con entrega de la mercancía en la Aduana de nacionalización, la base imponible comprenderá todos los gastos inherentes a la venta y entrega de las mercancías al comprador en dicha aduana. Tales gastos enunciados en el Numeral 12º, deberán agregarse al precio contractual en la medida en que no estén incluídos en él.

22. Cuando el precio a pagar no corresponda a una venta efectuada en condiciones de libre competencia, por existir vinculación de cualquier índole que influya en el precio pactado, se efectuará el ajuste respectivo.

Se considera que no cumplen las aludidas condiciones, los casos de importaciones realizadas, especialmente, por las entidades siguientes:

a) Agencias de distribución;

b) Agencias de consignación;

c) Agencias comerciales;

d) Concesionarios o distribuidores exclusivos;

e) Firmas con licencias para fabricación;

f) Firmas asociadas sin autonomía comercial;

g) Firmas asociadas comercialmente autónomas; etc.

23. En los casos de importaciones realizadas por agencias, o por concesionarios o distribuidores exclusivos, el ajuste del precio se realizará de conformidad con los siguientes procedimientos:

a) Si existe una comisión deducida y se conoce su importe, esta comisión se agregará al precio a pagar;

b) Si no existe comisión deducida o si existiendo se desconoce su importe, se valorizará el importe de la prestación, es decir, de los "gastos acumulables" (Publicidad de la marca, asistencia a ferias, servicios gratuitos para asegurar la garantía del fabricante, estudio y prospección del mercado nacional, etc), estableciéndose la proporción existente entre la suma de los servicios y gastos realizados en un período determinado en favor del vendedor, y el valor total de las importaciones facturadas por éste en el mismo período. Al precio a pagar por la importación de que se trate, se

adicionará la parte proporcional de servicios y gastos que corresponda; y

c) Si no es posible valorizar estas prestaciones, se añadirá un porcentaje equivalente a la comisión habitualmente pagada a los agentes o a los distribuidores de la rama comercial de que se trate.

24. En los casos de importaciones realizadas por firmas con licencias para fabricación, el ajuste del precio se efectuará conforme a las normas previstas en los numerales 15º al 18º.

25. La concesión de descuentos en las transacciones comerciales es una práctica habitual en muchas ramas, sin embargo para efectos aduaneros existen descuentos admisibles y no admisibles.

DESCUENTOS ADMISIBLES.- Cuando el precio a pagar contempla el otorgamiento de descuentos o rebajas, éstos serán admisibles solamente cuando tengan carácter de generalidad y que no alteren las condiciones establecidas en el concepto de precio normal. Entre tales descuentos se encuentran, especialmente, los siguientes: 

a) Descuentos por cantidad, siempre que cumplan las siguientes condiciones:

- Que si la mercancía se importa en envios escalonados, éstos ingresen al país en un plazo no mayor de un año, contados a partir de la fecha del documento contractual.

- Que la cantidad total de mercancías a la que se concede el descuento ingrese al país, y esté consignada a un solo importador.

- Que no tenga carácter retroactivo.

b) Descuentos por Nivel Comercial;

c) Descuentos por pago al contado, siempre que sea usual en la rama de comercio que se trate; y que no sea mayor del 5% del valor FOB;

d) Descuentos por garantía;

e) Descuentos estacionales.

 

DESCUENTOS NO ADMISIBLES.- Son aquellos que no tienen carácter de generalidad; debiendo incrementarse al precio a pagar. Entre éstos tenemos:

a) Los concedidos únicamente a los representantes, agentes, distribuidores, concesionarios, etc., en virtud de su vinculación;

b) Los descuentos circunstanciales;

c) Los descuentos sobre muestras;

d) Los descuentos por pago anticipado;

e) Los descuentos por retrasos en el plazo de entrega de las mercancías;

f) Los descuentos otorgados para compensar deficiencias en entregas anteriores.

26. Se entenderá por precio usual de competencia el que habitualmente se aplica en las transacciones comerciales en condiciones de libre competencia para mercancías extranjeras, idénticas o similares a las que se valoran.

Este concepto de precio usual de competencia se aplicará asimismo para la determinación del precio normal de las mercancías que se importen como consecuencia de operaciones de trueque o de compensación.

27. Cuando el precio declarado sea inferior al usual de competencia, se procederá al ajuste respectivo.

28. Se entiende por mercancía idéntica a la que es igual en todos los aspectos a la importada, en lo que se refiere a la calidad, marca, prestigio comercial, etc.

Se entiende por mercancía similar a la que sin ser igual en todos los aspectos a la importada, presenta características próximas a ésta, en cuanto a la especie y calidad.

29. La determinación del precio usual de competencia se cumplirá mediante comparación del precio de las mercancías que se valoran con el de otras mercancías idénticas, vendidas por el mismo vendedor o por otros vendedores del mismo país en iguales condiciones respecto a tiempo, cantidad y nivel comercial.

Cuando no se conozcan mercancías idénticas del mismo país, la comparación se establecerá con el precio de mercancías idénticas de otros países, y si tampoco éstas existieran, con el precio de mercancías similares producidas en el mismo país o en su defecto con el precio de mercancías similares de otros países, teniendo siempre en cuenta las circunstancias de tiempo, cantidad y nivel comercial.

30. Se entiende por "producto probable" el precio alcanzado en el territorio nacional por una mercancía idéntica a la importada, en una fecha próxima a la de valoración y que se estima sea el mismo al que se venderá el artículo a valorar.

31. Se entiende por "producto efectivo" la suma real que se obtenga al vender en nuestro país, la misma mercancía que se importa.

32. Cuando se parte del producto probable o del producto efectivo de la venta, se deducirán del mismo los elementos ajenos a la noción del precio normal que se incluyan en aquel. Tales como: los derechos aduaneros, impuestos internos, tasas y demás gravámenes exigibles en nuestro país; el beneficio comercial bruto, los gastos de despacho y en general, todos los gastos ocasionados con posterioridad a la nacionalización.

La deducción del beneficio comercial bruto del precio de venta, sólo se realizará cuando el importador sea un comprador independiente del vendedor o incluso cuando estando vinculado sea comercialmente autónomo.

33. Cuando las mercancías a valorar no se importen en virtud de una venta, sino como consecuencia de un contrato de alquiler o de "leasing", o cuando vayan a ser alquiladas después de importadas, el precio normal se determinará con arreglo al que tenga la mercancía idéntica o similar, si se conociera; de no ser así, se calculará en función de los alquileres previstos en los contratos de arrendamiento a lo largo del tiempo de duración probable de la mercancía importada o en función de los alquileres previstos en el contrato de "leasing"; con deducción de aquellos elementos ajenos al precio normal (Ejemplo: intereses), que pudiera contener la suma de alquileres.

34. Para determinar el valor actual, de las mercancías llegadas al territorio nacional en estado usado, se partirá del valor que tenían cuando nuevas en la fecha de su fabricación; estimándoseles un valor de acuerdo al estado en que se encuentren, que en ningún caso será inferior al 50% de su valor FOB original.

35. Si al presentarse a despacho una mercancía llegada al territorio nacional en estado usado, el precio que consta en la factura comercial fuese igual al que le correspondía en su estado de nueva, este precio debe ser tomado como base de valoración, puesto que podría ser consecuencia de una revalorización de la mercancía, producida como consecuencia de reacondicionamiento, adaptaciones, modernizaciones, etc.

36. En los despachos de mercancías enviadas como muestras, el valor a considerar para establecer la base imponible será el que corresponda al precio normal de las mismas; tratándose de medicamentos empleados en medicina o veterinaria, previa autorización correspondiente, que vengan en envases destinados a la distribución gratuita como "Muestras Médicas", siempre que se acredite tal condición mediante inscripción indeleble en los envases, le corresponderá un valor FOB estimado del 50%, que se determine para los medicamentos idénticos o similares destinados a la venta.

37. Las mercancías averiadas deben valorarse según su estado, en el momento de la numeración de la Declaración Unica de Importación.

38. En casos especiales como la nacionalización de mercancías que se destinaron inicialmente a los regímenes de Admisión Temporal para Perfeccionamiento Activo e Importación Temporal para Reexportación en el mismo estado, el tiempo o momento para la valoración será la fecha de numeración de la Declaración Unica de Importación - Importación Definitiva, o nacionalización automática, sin considerar depreciación alguna.

En los casos de mercancía que salga al extranjero para su reparación o transformación, bajo el régimen de exportación temporal, la base imponible estará constituída por los siguientes conceptos:

a) El costo de la transformación o reparación;

b) El beneficio del industrial que haga el trabajo, y las comisiones pagadas a intermediarios; y

c) Los gastos de embalaje, transporte, seguro y en general todos los que se efectúen hasta la entrega de la mercancía transformada o reparada al destinatario en el puerto o lugar de ingreso.

39. El valor de los envases que, según la costumbre comercial, se devuelven normalmente al expedidor y que como tales, se admiten en régimen de internación temporal para ser vaciados, no interviene en la determinación del valor en aduana de las mercancías que contienen; salvo cuando dichos envases se facturen para una cesión definitiva o no sean reexportados de ningún modo. Con excepción de las mercancías importadas en envases susceptibles de ser utilizados en varias importaciones - alquiladas, prestadas o propiedad del importador - , para las que se considerarán el alquiler, o los gastos equivalentes a él, el flete y seguro para el doble trayecto.

40. En casos especiales en los que la importación no responde a operaciones de carácter comercial, tales como las efectuadas en régimen de viajeros, envíos entre particulares por paquete postal y etiqueta verde, y otros similares, en los que no resulte aplicable el concepto de "precio normal", la liquidación de derechos deberá efectuarse tomando como base imponible los precios referenciales que establezca la Superintendencia Nacional de Aduanas.

41. El control del valor aduanero estará a cargo de la Superintendencia Nacional de Aduanas.

El control de la sobre y subfacturación se podrá practicar antes, durante o después que se realicen las operaciones de importación; dentro y fuera del recinto aduanero.

42. El importador deberá declarar el valor de las mercancías de conformidad con lo señalado en la presente norma. Además deberá presentar a las Autoridades Aduaneras toda la información y documentos comerciales relacionados con sus importaciones, así como listas de precios, catálogos, contratos, documento de seguro, libros contables y otros documentos, que le fueran requeridos para la determinación o verificación del valor en Aduana.

43. La Superintendencia Nacional de Aduanas establecerá las normas y/o procedimientos a seguir en la determinación de los ajustes del valor, aplicables en los casos de vinculación.

44. Cuando por la aplicación de estos ajustes se eleve el valor declarado en la Declaración Unica de Importación, el importador podrá levantar la mercancía, previo pago de los derechos correspondientes sobre el valor declarado y otorgamiento de fianza por la diferencia. No podrá hacerse uso de esta opción cuando el mayor valor determinado adquiera el carácter de definitivo.

45. El proceso de reclamación administrativa, así como lo referente a las infracciones y sanciones, estará sujeto a lo dispuesto en la Ley General de Aduanas y su Reglamento.